"LAS VÍCTIMAS DEBEMOS SER PARTE DE LA TOMAS DE DECISIÓN EN TEMAS DE TERRORISMO"

En la tercera conferencia del ciclo del Congreso Judío Latinoamericano, tres víctimas y sobrevivientes de atentados, compartieron su concepción y relación con la justicia.

El director de programas de la organización, Ariel Seidler, abrió el encuentro destacando el trabajo en materia de terrorismo desde distintos ángulos que realiza la organización, entre ellos, con sobrevivientes y familiares de víctimas.
 
"Falta voces de víctimas contra el terrorismo", destacó Luciana Martinez como el eje de su aporte al encuentro. "El terrorismo es un problema internacional. La ayuda a las víctimas debe ser un tema de la comunidad internacional", propuso desde Rosario la viuda de Diego Angelini; uno de los cinco rosarinos asesinados en el atentado terrorista de 2017 en Nueva York. 
 



 
Martinez, abogada, advirtió sobre la falta de un marco legal adecuado para las víctimas y las dificultades que atraviesan para recibir asesoramiento y compensaciones. Martinez está convencida de que al ser el terrorismo un problema global, la cooperación de la comunidad internacional es clave para resolver esos temas: "debe haber una convención que inste a los países a colaborar en este sentido y también un fondo con aportes de la comunidad internacional para las víctimas". Martinez recordó la figura de Rosa Parks y cómo su involucramiento y figura le dieron impulso al movimiento por los derechos civiles en EEUU, para llamar la atención sobre la figura central que deberían ser las víctimas a la hora de hablar y decidir sobre terrorismo internacional. Martinez también hizo énfasis en la falta de estadísticas y en que la mayoría son realizadas por privados, tema que también propuso cambie para que los Estados deban estar obligados a reportar el número de sus víctimas de terrorismo. 
 
"Cuando me di cuenta que no era víctima, sino sobreviviente, tuve paz. Entendí que tenia que luchar por la justicia para que tengamos paz", dijo Humberto Chiesa, comerciante. Humberto estaba en su local en Pasteur 630, justo frente a la AMIA, el 18 de julio de 1994 y pudo salir del Hospital luego de varias intervenciones. Su socio falleció en el atentad y dos empleados lograron sobrevivir. Durante su intervención,  Chiesa recordó como la causa AMIA sufrió de usos políticos de los distintos gobiernos desde el atentado. El moderador del encuentro, Sergio Napchan, director ejecutivo de la Comunidad Judía de Brasil, le preguntó qué espera de la causa después de 26 años, a lo que Chiesa sin titubear respondió "Después de tantos años espero justicia".




 
"¿Qué peligro representan las víctimas de los atentados terroristas en el mundo (para ser atacados)"? preguntó retóricamente Jorge Cohen, sobreviviente del atentado a la Embajada de Israel en su exposición. En sintonía con Humberto Chiesa, Cohen explicó que pasó "de víctima a testigo· y que en su experiencia poder contar lo que sucedió lo ayudó mucho a seguir adelante con su vida. Aunque no se olvida que hay una cuenta pendiente: "La falta de justicia es el peor atentado". 
 
 Hacia el final, Luciana Martinez recordó ver hace un tiempo el testimonio de la viuda de un atentado terrorista en Siria, que quedaba sola, sin trabajo a cargo de cuatro hijos y que en ese momento entendió la vulnerabilidad en la que puede quedar una víctima del terrorismo: "No es por mi, yo voy a mantener a mis hijos con mi trabajo, pero aquellas viudas que no trabajaban y tienen hijos ¿Cómo salen adelante?", recalcó a la hora de reclamar la ayuda de la comunidad internacional para que el camino de las víctimas y sobrevivientes posteriores al trauma sea menos duro. 

"Justicia, libertad e igualdad, el terrorismo atenta contra todo esto, por eso estamos acá para defenderlo", cerró Martinez.